Ventajas de su implementación
Estado de la investigación en atención primaria

-La inversión en investigación en atención primaria debe considerarse no solo como generadora de evidencia clínica sino también de normas clínicas y calidad de los servicios.-


Dres. David Mant, Chris Del Mar, Paul Glasziou, Andre Knottnerus Desarrollo
(Department of Primary Health Care, Oxford University, Oxford, Reino Unido. Netherlands School of Primary Care Research, University of Maastricht, Maastricht, Holanda. Department of Primary Care and Population Sciences,) –

 

Este punto de vista surgió de una conversación entre los autores, luego de la cual llegaron a concordar con los términos expresados en el artículo. 

En marzo de 2003, dicen, el editor de The Lancet asistió a una conferencia internacional en Kingston, Ontario, Canada, sobre investigación en atención primaria, que dio lugar a un artículo editorial titulado "¿La investigación primaria es una causa perdida? Este artículo destacó la inaceptable pobreza de la investigación en atención primaria en todo el mundo. Un interés particular de la conferencia fue la escasez de investigación en atención primaria en los países con menor desarrollo económico para informar el manejo clínico y de salud pública de la malnutrición, la malaria, el SIDA, la infección transmitida por el agua y otras enfermedades de la pobreza. Sin embargo, alertan los autores, los problemas existen aun en los países económicamente desarrollados. En Australia, por ejemplo, una medición básica de la productividad de investigaciones con médicos en actividad como denominador indica que la investigación en atención primaria es solo el 1% de todas las investigaciones comparada con la medicina interna, 0,5% comparada con las investigaciones en salud pública y 1,6%, con las investigaciones quirúrgicas. Pero para los autores, la denominación de "causa perdida" que The Lancet atribuye a la investigación en atención primaria no es conveniente. Esta noción, dicen, implica que el campo es tan débil que no puede ser resucitado o que no es importante. Ambos conceptos, según afirman, son erróneos.

La atención primaria necesita basarse en la evidencia

La investigación en atención primaria es importante porque:

1) la atención clínica y preventiva debe estar avalada por la evidencia surgida de la investigación;

2) la mayor parte de esa atención en la mayoría de los países, en especial los más pobres, está impartida por la atención primaria y,

3) la evidencia para avalar esta atención (por ejemplo, diagnóstico y manejo apropiado de la cefalea, vómitos, erupciones, diarrea, fiebres, artralgias, dolor torácico, dolor abdominal, tos, disnea, metrorragia, etc) no puede realizarse solo por la investigación basada en el laboratorio y la atención hospitalaria. La falta de investigación en atención primaria llevará a más exámenes, tratamiento inapropiado y retraso del diagnóstico.

En 1994, se estimó que la implementación de las guías de consenso de National Institutes of Health para el manejo de la cefalea agregaría un gasto anual, en Estados Unidos, de 2 mil millones de dólares. Asimismo, se calculó que la falta de evidencia adecuada sobre el uso de antibióticos en atención primaria cuesta 50 millones de dólares al año en Estados Unidos, contribuyendo al problema global de la resistencia antibiótica.

Alcance de la integración con la atención clínica

La alta calidad aplicada a la investigación clínica requiere la integración de la investigación con los servicios clínicos. La atención primaria no es la única con este requerimiento¾la libertad con la cual los médicos de todas las especialidades pueden hacer juicios clínicos sin evidencia contrasta mucho con las barreras para realizar la investigación que brinde evidencia. Por ejemplo, dicen los autores, nosotros podemos contribuir con el problema global de la resistencia antibiótica prescribiendo antibióticos para las infecciones virales comunes en forma irresponsable o incontrolada, pero las barreras para prescribir los fármacos como parte de un estudio de investigación para atender a este problema son inmensas.

Los prestadores de servicios de salud no suelen estar dispuestos a tolerar el tiempo dedicado en la clínica y la consulta requerido para la investigación y el consentimiento informado. El gobierno necesita tomar una decisión estratégica para introducir la investigación dentro del sistema de salud, que permita la realización de investigación en atención primaria (y su aplicación en la investigación clínica en los hospitales). El beneficio de esta postura no solo es la producción de evidencia. Los buenos médicos de atención primaria en cualquier sistema de salud desean devolver y mejorar todo lo que hacen en su campo y todo lo que apoye esta actividad promoverá la incorporación y la retención de buenos médicos, estimulando la implementación de mejores prácticas basadas en la evidencia.

Conclusión

"La investigación en atención primaria no es una causa perdida. Es una causa importante."

"La prevención efectiva en atención primaria evita enfermedades graves. Ninguna enfermedad puede ser curada a menos que alguien, por lo general perteneciente a la atención primaria, la reconozca primero. Ningún tratamiento prolongado es efectivo a menos que sea administrado en forma efectiva, también en atención primaria. Todas esas actividades médicas necesitan normas, observación y evidencia que las avalen surgidas de la investigación en atención primaria. La importancia de esta investigación en cualquier país quizá sea un buen indicador de la importancia y calidad de la atención primaria en ese país. Sin embargo, la falta de investigación en investigación primaria destacada por The Lancet necesita ser tomada con seriedad, especialmente en los países donde la atención primaria es casi absoluta."

"Las instituciones de caridad, como así los gobiernos, pueden y deben representar un papel mucho más importante. Pero por encima de todo es de interés de los mismos investigadores continuar demostrando que ellos hacen la diferencia en la calidad de la atención médica. La inversión en investigación en atención primaria de la salud debe ser reconocida no solo como una inversión en la generación de evidencia clínica sino también como una inversión para las normas clínicas y la calidad de los servicios."

Traducción y resumen objetivo. Dra. Marta Papponetti. Editora Responsable de Intramed.
Doc. Aut. Univ. Buenos Aires. Especialista Med. Int.



Ventajas de su implementación
Estado de la investigación en atención primaria Bibliografía

1.
The Lancet. Is primary-care research a lost cause? Lancet 2003; 361: 977.

2. van Weel C, Rosser WW. Improving health care globally: a critical review of the necessity of family medicine research and recommendations to build research capacity. Annals Family Med 2004; 2:(suppl 2) 5-16.

3. Askew DA, Glasziou PP, Del Mar CB. Research output of Australian general practice: a comparison with medicine, surgery and public health. Med J Aust 2001; 175: 77-80.

4. R&D in primary care: national working group report. London: UK Department of Health, 1997.

5. Green L, Hames C, Nutting P. Potential of practice-based research networks: experiences from ASPN. J Family Practice 1994; 38: 400-07.

6. NHS R&D Strategic review: primary care. Report of Topic Working Group. London: UK Department of Health, 1999.

7. Grol R, Grimshaw J. From best evidence to best practice: effective implementation of change in patients' care. Lancet 2003; 362: 1225-30.

8. Tasche M, Oosterberg E, Kolnaar B, Rosmalen K. Inventarisatie van lacunes in huisartsgeneeskundige kennis. HuisartsWet 2001; 44: 91-95.

9. Netherlands Organisation for Health Research and Development: English Introduction.
http://zonmw.collexis.net/index.asp?s=4535 (accessed Aug 5, 2004).

10. van Buchem FL, Dunk JH, van't Hof MA. Therapy of acute otitis media: myringotomy, antibiotics, or neither? A double-blind study in children. Lancet 1981; 2: 883-87.

11. DelMar C, Glasziou P, Hayem M. Are antibiotics indicated as initial treatment for children with acute otitis media? A meta-analysis. BMJ 1997; 314: 1526-29.

12. Capewell S, Beaglehome R, Seddon M, McMurray J. Explanation for the decline in coronary heart disease mortality rates in Auckland New Zealand between 1982 and 1993. Circulation 2000; 102: 1511-16.

13. Collaborative Group of the Primary Prevention Project. Low-dose aspirin and vitamin E in people at cardiovascular risk: a randomised trial in general practice. Lancet 2001; 357: 89-95.

14. British Family Heart Study Group. Randomised controlled trial evaluating cardiovascular screening and intervention in general practice: principal results. BMJ 1994; 308: 313-20.

15. Wallace P, Cutler SF, Haines A. Randomised controlled trial of general practitioner intervention in patients with excessive alcohol consumption. BMJ 1988; 297: 663-68.

16. Silagy C, Mant D, Fowler G, Lodge M. Meta-analysis on efficacy of nicotine replacement therapies in smoking cessation. Lancet 1994; 343: 139-42.

17. Govaert TM, Thijs CT, Masurel N, Sprenger MJ, Dinant GJ, Knottnerus JA. The efficacy of influenza vaccination in elderly individuals. A randomized double-blind placebo-controlled trial. JAMA 1994; 272: 1661-65.

18. Kendrick D, Fielding K, Bentley E, Kerslake R, Miller P, Pringle M. Radiography of the lumbar spine in primary care patients with low back pain: randomised controlled trial.
BMJ 2001; 322: 400-05.

19. van Schayck CP, Dompeling E, van Herwaarden CLA, et al.
Bronchodilator treatment in moderate asthma or chronic bronchitis: continuous or on demand? A randomised controlled study. BMJ 1991; 303: 1426-31.

20. Grunfeld E, Mant D, Yudkin P, et al. Routine follow-up of breast cancer in primary care: a randomised trial. BMJ 1996; 313: 665-69.

21. Morgan S, Smith H, Simpson I, et al. Prevalence and clinical characteristics of left ventricular dysfunction among elderly patients in a general practice setting. BMJ 1999; 318: 368-71.

22. Kinmonth A-L, Woodcock A, Griffin S, piegal N, Campbell M. Randomised controlled trial of patient centred care of diabetes in general practice: impact on current wellbeing and future disease risk. BMJ 1998; 317: 1202-8.

23. Thompson C, Kinmonth A-L, Stevens L, et al. Effects of a clinical-practice guideline and practice-based education on detection and outcome of depression in primary care: Hampshire Depression Project randomised controlled trial. Lancet 2000; 355: 185-91.

24. Bradley F, Wiles R, Kinmonth A, Mant D, Gantley M. Development and evaluation of complex interventions in health services research: case study of the Southampton heart integrated care project. BMJ 1999; 318: 711-15.

25. Roland M, Morris R. A study of the natural history of low-back pain: development of guidelines for trials of treatment in primary care. Spine 1983; 8: 145-50.

26. Hopstaken RM, Muris JW, Knottnerus JA, Kester AD, Rinkens PE, Dinant GJ. Contributions of symptoms, signs, erythrocyte sedimentation rate, and C-reactive protein to a diagnosis of pneumonia in acute lower respiratory tract infection. BGJP 2003; 53: 358-64.

27. Allen C, Glasziou P, Del Mar C. Bed rest: a potentially harmful treatment needing more careful evaluation. Lancet 1999; 354: 1229-33.

28. UK Higher Education Funding Councils. Research Assessment Exercise 2001: The outcome (RAE 2001/4). Bristol: RAE team, Northavon House, 2001.
http://www.hero.ac.uk/rae (accessed Aug 5, 2004).

29. Netherlands School of Primary Care Research External evaluation 1999.
http://www.researchschoolcare.nl/Inhoud/Report97-99/appendix8.htm (accessed Aug 5, 2004).

30. Del Mar CB, Freeman GK, Van Weel C. "Only a GP?": is the solution to the general practice crisis intellectual? Med J Aust 2003; 179: 26-29.

31. Glasziou P, Chalmers I. Ethics review roulette: what can we learn?
BMJ 2004; 328: 121-22.


 

VOLVER (a índice artículos)